Tuppers sin BPA

Antiguamente se les conocía como fiambrera, lonchera, tartera o tarrína, pero en 1947 la empresa de Earl Silas Tupper, Tupperware, presentó un recipiente de plástico para poder transportar comida herméticamente al que llamó tupper. A pesar de que la RAE aboga por utilizar los nombres tradicionales, nadie puede negar que la utilización de la palabra tupper o la adaptación española «táper» están más que extendidos.

Comprar tuppers sin BPA

Sigue viendo más tuppers libres de BPA

Por qué utilizar un «táper» libre de BPA

Que levante la mano el que no se haya llevado nunca un «táper» al trabajo para comer. ¿Nadie?. Ahí está, algo tan habitual como llevarse un tupperware con comida al trabajo, calentarlo en el microondas, y disfrutar de un buen almuerzo, puedes tener cierto riesgo. El Bisfenol A es capaz de migrar del recipiente de plástico a la comida, sobre todo cuando se calienta el contenedor, algo muy habitual en el caso de los tuppers, que se calienta una y otra vez en el microondas y en el lavavajillas, y nadie se plantea si la fiambrera que compró era de calidad o no.

Tipos de tupperswares sin Bisfenol A

El vidrio desde sus orígenes, ha sido el envase por excelencia para la conservación de todo tipo de alimentos. Abundante en la naturaleza y 100% reciclable, el vidrio es higiénico e inodoro, no interfiere con su contenido como otros materiales con los compuestos ácidos, no es tóxico y ayuda a conservar los alimentos mejor que otros materiales. Ideal para almacenamientos prolongados (como las típicas conservas) de cualquier marca, ya que es impermeable a los gases, vapores y líquidos lo que permite conservar las propiedades y vitaminas del alimento. Otra ventaja es que al ser transparente nos permite ver fácilmente los alimentos almacenados y su aspecto, sin tener que abrir el recipiente. Además los envases de vidrio se pueden utilizar una y otra vez una vez se han limpiado y/o esterilizado.

Resistente a altas temperaturas, sus inconvenientes suelen ser su peso, su fragilidad a la rotura, y que suelen estar cerrados no siempre de forma hermética y cómoda, con materiales plásticos que además son tóxicos. Es por ello que es importante seleccionar recipientes que cuenten con tapas herméticas de plásticos sin Bisfenol A.

Por supuesto también hay «táperes» de plástico sin BPA, pero antes de comprarlos hay que comprobar cuidadosamente sin cumplen éste requisito.

Además de tupperswares libres de BPA, seguro que te interesa

Última actualización el 2019-06-25 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados